Marketing Vital

Aplique la mercadotecnia según el ciclo de vida de su producto o servicio. 

Todos los productos y servicios sujetos a un ciclo de vida, que es determinado por el comportamiento de las vetas a través del tiempo. Es por esto que una estrategia de mercadotecnia debe modificarse según la etapa que atraviese un determinado  producto o servicio.

Para conocer algunas recomendaciones estratégicas sobre la manera de enfrentar cada una de las etapas del ciclo de vida de un producto, es necesario que tengas en cuenta en qué etapa se encuentra tu producto.

 

Etapa de Introducción

Esta etapa se inicia cuando se lanza un producto o servicio al mercado, ya sea en un mercado de prueba o en un mercado total. En esta etapa los costos que generan el producto o servicio son muy altos y las ventas suelen ser bajas. Generalmente, en esta fase no hay utilidades, por lo que el principal objetivo de la mercadotecnia es creare una conciencia e iniciar un posicionamiento del mismo.

El lanzamiento de un producto debe hacerse en primer lugar, ante los empleados de la empresa, explicándoles el tipo de producto del que se trata, el tipo de clientes y el mercado meta al que se dirige.

 El precio del producto, por su parte debe similar al de los productos que compiten directamente con el suyo. Es un grave error lanzar un producto al mercado con precios por debajo de la competencia, sobre todo si se trata de un producto de prestigio, ya que se corre el riesgo de que se vuelvan populares y no se logre el posicionamiento buscado.

 Etapa de Crecimiento

Esta llega después del lanzamiento y puede repetirse a lo largo de la vida del producto, siempre que éste experimente un incremento constante en las ventas en poco tiempo.

Es aquí cuando, generalmente, los costos empiezan a disminuir; se reduce la inversión en publicidad y promoción (pero no desaparece), las ventas se incrementan rápidamente y se inicia la percepción de utilidades.

 El objetivo de la mercadotecnia, en esta etapa, será aumentar al máximo la participación de mercado.

El precio se mantiene, lo mismo que los puntos de venta. Aquí es importante darnos cuenta cuáles son las presentaciones o modalidades del producto que no están siendo aceptadas por el mercado y que será necesario retirar para disminuir costos de operación. 

Etapa de Madurez

La etapa de madurez de un producto o servicio se caracteriza por ventas que han alcanzado su máximo nivel y un punto donde se vuelven estables y son, más o menos, predecibles; las utilidades son mayores y la inversión en publicidad y promoción menor.

El objetivo de la mercadotecnia, en este punto, será aumentar las utilidades y defender la participación de mercado.

 En esta etapa, el producto ya ha alcanzado su posicionamiento; la principal meta de la promoción y la publicidad serán de mantener prestigio.

En esta etapa ha aumentado los competidores directos, sobre todo si se dan cuenta de que el mercado que ha atacado es rentable y atractivo por lo que la labor de la mercadotecnia en todas sus áreas será la mantener este prestigio.

 Etapa de Declinación

Se refiere al momento en el que un producto o servicio sufre una sensible caída en las ventas. Los motivos pueden ser muchos: desde la llegada al juego de un competidor fuerte, hasta el simple hecho de que ya no es del gusto del mercado.

Las utilidades se reducen y los costos se incrementan, tratando de mejorar la situación por la que atraviesa el producto (descuentos, promociones, etc.)

 Aquí, el objetivo de la mercadotecnia es reducir al mínimo los gastos y ordeñar el producto hasta su muerte, o incrementar los esfuerzos para retomar la participación de mercado.

Hay empresas que recurren nuevamente a las actividades de promoción y reactivan la publicidad  cooperativa, así como el proceso de impresión de folletos o catálogos.

 Esta etapa suele presentar la disyuntiva de mantener o eliminar un producto del mercado: es una decisión dura; lo importante es que, en caso de que este tenga posibilidades de seguir compitiendo en un mercado más agresivo, se debe hacer el esfuerzo por mantenerlo.

Pero si un producto  servicio ya no tiene los elementos para ser más competitivo, será mejor retirarlo con una buena imagen y no dejarlo perder.

Deja un comentario