La Reputación NO NACE, SE HACE

“Las crisis ponen a prueba a las organizaciones y en ese momento un tema aparece en el horizonte: La reputación corporativa. Por ello es indispensable cuidar este aspecto ¿Qué hacen en tu empresa?”

La evolución que ha alcanzado las empresas en la sociedad se basa en la confianza que tienen los diferentes actores en ellas y su compromiso.

Para las organizaciones esta relación se inicia con la generación de empleo y el beneficio económico que derraman en las comunidades, ciudades, países y continúa hacia un nivel más allá del cumplimiento estricto de la ley; la empresa es precursora de nuevos estándares en la calidad de su oferta, ya sean productos o servicios que permiten el desarrollo del entorno y mejoran la calidad de vida.

Por eso es necesario evaluar la cultura de confianza que genera la empresa.

Confianza y Calidad

Uno de los aspectos más inmediatos para generar confianza y, por tanto, construir reputación empresarial es la calidad; una vez que los aspectos funcionales están cubiertos, la tarea se dirige hacia la construcción y vinculación con los diversos actores mediante aspectos emocionales.

De esta manera, las expectativas de las sociedades se vuelven cada vez más complejas hacia la responsabilidad social, una de las variables que genera dicha reputación corporativa.

Sin embargo, en cada organización está en diferentes etapas. Ya que la compañía generó un nombre con reputación, es la sociedad como consumidora quien demanda que la calidad en los productos o servicios estén a la altura y generen nuevos estándares en la industria en la cual compite.

Así como la comunicación de la calidad en la oferta es responsabilidad del área de mercadotecnia, los aspectos que intervienen en la reputación son responsabilidad del área de comunicación corporativa, recursos humanos y asuntos gubernamentales.

Para la construcción sostenible de la reputación corporativa, cada vez cobra mayor importancia la ponderación que las empresas otorguen a su rol social.

Marcas Con Valores

En países con amplia oferta de bienes y servicios, las marcas están en constante competencia para ganar la confianza de los consumidores; conocen su poder y lo ejercen. Las empresas se enfrentan a consumidores más informados y críticos.

Las marcas requieren construir la confianza a través de beneficios superiores, una oferta atractiva y el respaldo de la empresa con una buena reputación y reconocida responsabilidad social.

La reputación de una marca tiene en si misma los valores funcionales y emocionales propios, incluidos en la reputación de la empresa que la respalda.

Ante este nuevo rol del consumidor, no se concibe que una marca mantenga liderazgo si genera una mala reputación.

Buena Imagen

En el concepto  de reputación corporativa la dimensión de percepción esta acompañada de la evaluación de percepción está acompañada de la evaluación constante de cada uno de los actores que juegan dentro de una empresa (clientes, empleados,  inversionistas, consumidores y gobierno). Es responsabilidad de la dirección de comunicación corporativa transmitir la visión y metas de una empresa hacia todos sus actores, así como de manera constante los comportamientos y las acciones de la empresa que generen esa congruencia con el respaldo de la alta dirección.

Por lo tanto, es imprescindible considerar como parte de la estrategia, la evaluación de calidad de los productos, resultados bursátiles o económicos, la responsabilidad ante la comunidad y la satisfacción de los empleados. Tomar en cuenta la reputación corporativa puede ayudar a tu organización a prevenir escenarios desfavorables y a estar preparada para tomar acciones en casos de crisis.

“CUIDA TU REPUTACIÓN NO POR VANIDAD, SINO PARA  NO DAÑAR TU OBRA Y POR AMOR A LA VERDAD “

Deja un comentario